La paloma indecisa

Comenzar Leé para una niño

Había una vez una paloma llamada Eugenia que decidió anotarse en el correo para trabajar como paloma mensajera. Le gustaba la idea de llevar cartitas atadas en su patita de un lugar a otro. Para organizarse, antes de comenzar con los viajes, cada paloma seleccionaba una sección de la cual encargarse.

Pero Eugenia era una paloma muy indecisa, y como no sabía qué hacer, decidió anotarse en todas las tareas a la vez. Quería encargarse de la entrega de mensajes cortos, mensajes largos, urgentes, internacionales, los que incluían fotos, y todos los que te puedas imaginar.

Uno de los encargados del lugar que escuchó a Eugenia, dijo:
—No puedes hacerlo todo, elige una cosa por vez. Luego, puedes cambiar y probar algo nuevo hasta encontrar lo que realmente quieres hacer. Pero Eugenia no le prestó atención, pensó que como era veloz podría con todo sin problemas.

Cuando le dieron la ruta de entregas salió volando, tenía muchos destinos por cumplir. Pero por más rápido que fuera, era imposible llegar a tiempo a todos lados. Pronto, los que esperaban sus cartas comenzaron a quejarse. De tanto volar y volar, Eugenia quedó tan exhausta y agotada que no pudo terminar.

Aprendimos que...

El que mucho abarca, poco aprieta

Esta moraleja nos enseña que es preferible hacer menos cosas bien hechas, que muchas incorrectas.

¡Hey! Para mejorar tu experiencia debes rotar el dispositivo...