El pájaro y el nido

Comenzar Leé para una niño

Érase una vez un pueblo de gorriones que vivía en un enorme árbol Con una cantidad innumerablede ramas. En cada una de ellas, habían construido un nido donde dormían las distintas familias de esta vecindad. En la rama siete, estaba Juancho, un gorrión que soñaba con poder volar como Miguel, su papá, que era conocido por ser el más veloz y valiente del lugar.

Pero Juancho no se animaba a volar. Todos los días era la misma historia. Caminaba hasta el final de la rama y cuando tenía que saltar, se echaba para atrás. Todos en el lugar comentaban “Este gorrión no se parece a su padre”, “No es tan valiente”, “Ni tan rápido”...
Pero Miguel insistía:
—¡Tú puedes hacerlo! —le repetía.
—Nunca podré volar tan rápido y tan veloz como tú, no soy tan valiente —repetía triste Juancho.

Cierta tarde Miguel ideó un ingenioso plan para que Juancho se diera cuenta de que estaba equivocado. Reunió a sus vecinos, que sin dudarlo decidieron ayudar. Todos salieron en busca de ramitas para sus nidos, menos Juancho que se quedó como siempre en su hogar. De pronto, las ramas del árbol empezaron a moverse y los nidos a tambalearse, hasta que uno cayó.

Increíble, alcanzó el nido y volvió a dejarlo en su lugar. Entonces, sintió un aplauso que venía del cielo y los comentarios de los demás pájaros “Es tan veloz como su padre”, “Es igual de valiente”...
Miguel había logrado su plan y felicitó a su pequeño.
—Eres tan valiente y veloz como yo, solo debías animarte a volar. ¡Choque esas alas!

Aprendimos que...

De tal palo, tal astilla

Esta moreleja hace referencia a las similitudes que hay entre padres e hijos.

¡Hey! Para mejorar tu experiencia debes rotar el dispositivo...